Colágeno + actividad física = huesos fuertes

huesos fuertes

Una combinación de ejercicio y nutrición adecuada que incluya cantidades suficientes de colágeno puede ayudar a mejorar la salud de tus huesos.

El colágeno es una de las proteínas más abundantes en nuestro cuerpo, y representa cerca del 90% de la masa ósea orgánica. Su papel en el metabolismo óseo es múltiple, pero una de sus funciones más importantes es aportar flexibilidad para que el calcio se absorba y otorgue mayor resistencia a los huesos. 

Cuando los niveles de colágeno en el organismo disminuyen, se produce una reducción de la densidad ósea que da como resultado huesos más débiles. El principal problema asociado con esto son las fracturas, que pueden ocurrir con más frecuencia durante accidentes, caídas o lesiones deportivas. También pueden aparecer fisuras, que son pequeñas grietas en los huesos debidas generalmente a un traumatismo, o a un estrés físico constante.

Cómo tener huesos más fuertes

Mantener un estilo de vida saludable con ejercicio y una dieta equilibrada es la mejor manera de obtener huesos más fuertes. Esto significa, por un lado, lograr una ingesta suficiente de calcio, vitaminas (D, K) y proteínas. Por otro, mantenerse activo y realizar actividad física con regularidad.

La importancia del colágeno para la salud de los huesos

El cuerpo requiere una cantidad suficiente de elementos constitutivos y proteínas que sirvan como “bloques de construcción”, de las cuales el colágeno es una de las más importantes. 

El andamio orgánico del hueso está hecho de colágeno, por lo que una dieta equilibrada que lo incluya en abundancia y de manera biodisponible proporciona valiosos componentes esenciales para la salud ósea. También es muy importante incorporar otros nutrientes dotados de propiedades específicas de conservación para los huesos, como las vitaminas D y K.

Diferentes investigaciones han estudiado cómo el consumo de un suplemento de colágeno como Giovegen Calcio+Zinc+Magnesio+Vitaminas contribuye con el metabolismo óseo. Una revisión publicada en la revista Nutrición Hospitalaria encontró que el consumo regular de colágeno hidrolizado puede, incluso, prevenir y aliviar los síntomas de enfermedades degenerativas como la artrosis y osteoporosis. 

Otros estudios muestran cómo una dosis adecuada de colágeno hidrolizado estimula la regeneración de los tejidos colaginosos, mantiene la densidad mineral y mejora la solidez de los huesos. En este sentido, la suplementación es la mejor manera de asegurarse de que el organismo obtenga cantidades suficientes de colágeno para trabajar en la salud ósea.

La actividad física genera huesos más fuertes

Los expertos sugieren que la actividad física es igualmente importante para tener huesos fuertes. La actividad física estimula la contracción muscular que favorece los depósitos de calcio y mejora la circulación sanguínea, llevando más nutrientes al hueso y mejorando la densidad ósea. 

Se considera que el punto máximo de densidad ósea se alcanza entre los veinte y los treinta años, y a partir de ahí comienza a disminuir. Hacer ejercicio con regularidad ayuda a paliar esa pérdida, y mejora la fuerza muscular, la coordinación y el equilibrio; lo que a su vez previene caídas y fracturas.

Los mejores ejercicios para fortalecer los huesos son los de resistencia y aquellos que requieren sostener el propio peso, como caminar, correr, subir y bajar escaleras, hacer aeróbics, o bailar, entre otros.

Una combinación fuerte

Cuidar la salud de tus huesos es perfectamente posible a partir de una combinación de ejercicio y nutrición adecuada que incluya cantidades suficientes de colágeno.

En este sentido, lo más recomendable es incorporar una rutina de ejercicios supervisada, y suplementarse con productos que combinen colágeno hidrolizado y otros nutrientes esenciales, como vitaminas C y D, calcio, zinc y magnesio.

Más información

Para obtener más información acerca del colágeno hidrolizado, sus beneficios y aplicaciones, descarga nuestra guía gratuita debajo.