¿Es posible lograr un bronceado saludable?

Llega el verano y con él, las ganas de lucir un bronceado saludable, dorado y luminoso. Hoy te traemos varios tips para que puedas lograr el color deseado en tu piel, sin causarle ningun daño. 

Radiaciones UV

Están compuestas por 2 tipos de radiación que tienen espectros distintos: largo y corto. En función de esto, interactúan con distintas células y afectan nuestra piel de diferente manera: 

UVB: Son las responsables del clásico enrojecimiento luego de una exposición no saludable. Tienen un impacto más superficial, reaccionan con las células de nuestra epidermis.

UVA:  Son las longitudes de onda que penetran en mayor profundidad. Responsables de reacciones solares adversas como la alergia. También serán las encargadas del fotoenvejecimiento frente a exposiciones solares no saludables prolongadas. 

Reaccionan con las células de nuestra epidermis y, además con los fibroblastos que se encuentran en la dermis, es decir una capa más en profundidad. 

¿Cómo afectan los rayos UV a nuestra piel? 

El sol es el responsable de darnos ese baño de luminosidad y bronceado a nuestra piel. 

La radicación UVA penetra en las capas de la epidermis, donde se encuentran los melanocitos. Que son los encargados de generar melanina, un pigmento marrón que nos da el color bronceado. Además, nos protegen de los potenciales daños de la radicación UV. 

Un dato interesante es que todos los humanos tenemos la misma cantidad de melanocitos, lo que varía entre los distintos tonos de piel es la producción de melanina. 

Para poder tomar conciencia de los cuidados que tenemos que tener a la hora de exponernos al sol, hay que pensar que la producción de melanina es un efecto de defensa de nuestro propio cuerpo frente al daño que provoca la radiación UV en las células de nuestra piel. 

Cuando nos exponemos al sol, las células se oxidan más, aumentando la cantidad de radicales libres. Esto afecta directamente a la funcionalidad del colágeno y la elastina, mientras favorece la aparición de arrugas y manchas.

¿Existe la exposición solar saludable?

Si, y es importante diferenciar el impacto en nuestro organismo. Una exposición solar sana estimula la síntesis de vitamina D, favorece la circulación sanguínea, reduce la tensión arterial y mejora el estado de ánimo. 

Una exposición solar no saludable causa manchas, fotoenvejecimiento, alergias y favorece la aparición del cáncer de piel.

Tips para lograr un bronceado saludable.

Protector solar.

Los protectores solares reflejan la luz UV y tienen filtros químicos que absorben esa luz para que no queme tu piel. El poder de bloqueo que tenga cada protector solar estará representado por el FPS: cuanto mayor es, mayor poder de protección brinda y, por lo tanto, más nos podemos exponer al sol sin dañar nuestra piel.  

Un estudio revelo que el 71% de los adultos usualmente utilizan algún tipo de protección contra el sol (sombrilla, camiseta, protector solar, etc) sin embargo solo 1/3 eligió protección UV superior a 30 FPS. 

Es recomendable utilizar al menos FPS 30 ya que nos protege del 96% de la radiación UVB.

El protector debe aplicarse 30 minutos antes de la exposición y retocarse cada dos horas. 

Siempre debemos usar protector solar, el cáncer de piel es causado por una sobreexposición a la radiación UV. 

Evita estos horarios.

Hay que evitar tomar sol cuando la radiación es fuerte, especialmente en los meses de verano y en las horas donde los rayos pegan con mayor intensidad: 12 – 16 pm.

Visita a tu dermatólogo

Recuerda al menos una vez al año, visitar a tu dermatólogo para hacer un control de lunares y manchas.

Consumo de carotenoides. 

Son pigmentos que se encuentran en los vegetales en distintas concentraciones. Tienen varios beneficios: actúan como antioxidantes, neutralizando los radicales libres y reduciendo considerablemente el fotoenvejecimiento, favoreciendo la estabilidad del colágeno y de la elastina de nuestra piel. 

Giovegen BETACAROTENO, tu aliado este verano.

Nuestro suplemento dietario fue formulado para mejorar el bronceado ante la exposición solar, manteniéndolo durante todo el año. Está desarrollado para sumarse a tu dosis diaria de colágeno hidrolizado. 

Contiene betacaroteno y licopeno para que puedas disfrutar una exposición solar sana, reducir el daño en tu piel y, aun así, conseguir un bronceado saludable, luminoso y duradero. 

Giovegen BETACAROTENO tiene vitamina C que contribuye en la formación de colágeno, aumentando la hidratación y elasticidad de tu piel.  

Recuerda que, frente a altas temperaturas, debes mantenerte hidratado: disuelve el producto en agua tibia, completa con agua fría y hielos para refrescarte todos los días! 

Este verano potencia tu bronceado y la salud de tu piel con Giovegen BETACAROTENO